5 pasos para lograr que tu hijo duerma toda la noche

Si te cuesta trabajo dormir a tu bebé; si te levantas 3 o 4 veces durante la noche; si de plano no logras que duerma siestas completas durante el día…

… existen 5 claves fáciles y rápidas que puedes implementar A PARTIR DE HOY para ayudar a tu pequeño a dormir toda la noche y a tomar siestas diurnas que serán reconfortantes tanto para él/ella como para ti.

1. Acuéstalo(a) temprano.

El horario ideal para acostar a tu pequeño(a) es entre las 6.00 y las 8.00 PM.

Es un rango en el que tu hijo(a) presenta señales de sueño ✅, más no de cansancio extremo* ❌.

* cuando el cuerpo tiene exceso de cansancio, se dispara la secreción de cortisol. Esto causa un incremento natural de azúcar en la sangre que se manifiesta en hiperactividad.

Los hábitos (buenos y malos) se adquieren a través de rutinas conscientes y/o de acciones que llevamos a cabo repetidamente de manera inconsciente.

Lo que buscamos es adoptar una rutina saludable. (Más sobre esto en el punto 3)

Éste es el primer paso para lograr que tu hijo(a) duerma entre 10 y 12 horas durante la noche 💤.

2. Acuéstalo(a) siempre en el mismo lugar. Tanto en las noche como para sus siestas diurnas.

Ya sea que tu hijo tenga su propio cuarto, o bien, que lo comparta con papás o hermanos, es sumamente importante que siempre duerma en el mismo lugar (corralito, cuna o cama), y en la misma habitación.

Esto crea una sensación de seguridad y certidumbre para ellos.

Los niños aprenden a asociar ese espacio físico con la hora de dormir, y por lo tanto, saben perfectamente lo que esperas de ellos cuando los llevas a ese lugar de descanso.

3. Establece una rutina para dormir.

Una secuencia de actividades constante y predecible elimina la incertidumbre y el estrés.

Los pequeños necesitan y aprecian la estructura y los límites definidos.

Esto les brinda un espacio (físico, emocional, social) en el que pueden desarrollarse y desenvlolverse con seguridad. Es algo que conocen.

Cuando ellos saben qué esperar a la hora de irse a dormir, hace que la transición de estar despierto a dormido sea mucho más fácil para ellos.

Es por eso que crear una rutina para dormir es tan importante.

Aquí te va un ejemplo de una rutina ganadora para dormir a un bebé de 6 a 9 meses:

6.25 PM – Baño
6.35 PM – Pijama y masaje
6.40 PM – Tomar leche (pecho o biberón).

NO dejes que se quede dormido durante la toma.

6.55 PM – Cuento o canción
7.00 PM – Hora de acostarse

La rutina para dormir no debe durar más de 40 minutos y siempre debe ser la misma con los mismos pasos TODAS las noches.

La repetición de la misma le permite saber a tu hijo que se acerca la hora de dormir.

4. Coloca a tu hijo despierto en su corralito cuna o cama.

Si lo meces, arrullas, amamantas, le das un chupón o lo sacas a pasear en el coche, jamás le darás oportunidad de descubrir su propia estrategia para dormirse solito.

Y cuando despierte durante la noche, va a llorar para pedirte que vayas a recrear las mismas condiciones bajo las cuales se quedó dormido.

Esto a veces sucede 3 o 4 veces durante la noche. 😱

La única forma en que tu hijo va a aprender a dormir por sí solo es que no lo “ayudes” a dormir.

Elimina los apoyos externos que requieran de tu presencia, y dale la oportunidad de desarrollar sus propias estrategias para quedarse dormido.

Algunos bebés muerden su cobija, otros abrazan un peluche, otros se chupan la mano. Todas son excelentes estrategias que ellos pueden recrear solitos sin depender de la presencia de mamá o papá.

Es un regalo del cual se beneficiará por el resto de su vida.

5. Si tu bebé despierta durante la noche, espera unos minutos antes de responder.

IMPORTANTE: No te estoy pidiendo que ignores el llanto de tu bebé. Sigue leyendo.

Todos -adultos y niños- despertamos varias veces durante la noche.

Para la mayoría de los adultos, estos despertares son tan breves que ni siquiera los recordamos al día siguiente, pero los bebés y niños empiezan a quejarse y/o llorar cuando despiertan.

Esto se debe a que aún no han aprendido a volverse a dormir por sí solos y extrañan las mismas condiciones con las que se quedaron dormidos -en los brazos de mamá, tomando pecho/biberón, con su chupón, etc.

Si el llanto continúa después de 3 a 5 minutos, ve a su habitación para calmarlo, pero permite que se vuelva a dormir por sí solo sin “ayudas” provistas por ti.

Ahora ya tienes los 5 pasos más importantes para que tu hijo duerma toda la noche.

Si los implementas con constancia, debes ver cambios positivos en los primeros 3 días.

Es importante tener en mente que cada niño/situación familiar es diferente, y no existe una “fórmula mágica” que funcione todas las veces con todos los bebés.

Como Consultora de Sueño Pediátrica certificada por Sleep Sense, puedo ayudarte desarrollando un plan personalizado para tu situación familiar.

Si tienes dudas o quieres tener más información de forma gratuita, agenda aquí una llamada de diagnóstico conmigo.